Blancos y negros del sector lácteo

harold

Blancos y negros del sector lácteo

Harold Brethauer Meier, Vicepresidente de la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO AG
  • Formamos parte del exclusivo grupo de países que explican apenas el 7% de la leche en base a pastoreo.

     

Fue el 5 de agosto de 2001, cuando el entonces subdirector adjunto del diario El Mundo de España, el osornino John Müller, colocó una voz de alerta respecto del cauce que habían tomado las protestas por la coyuntura láctea, en una columna titulada “Cuando los agricultores pierden la razón”.

Dos hechos habían ocurrido por esos días: una toma de tres días en la planta de Loncoleche y un incidente que pudo alcanzar ribetes de conflicto diplomático cuando el ministro de Agricultura neozelandés y el embajador del mismo país, fueron agredidos con el lanzamiento de huevos, junto a los organizadores de un seminario en donde se abordaban los escenario futuros del sector, todo en Osorno.

La columna generó un remezón importante y una polémica posterior, porque abordaba también una realidad que la agricultura del sur tardó dos décadas en aceptar: gústenos o no, Chile optó por el desarrollo de una economía abierta al mundo y este siglo nos ha demostrado, una y otra vez, que no podemos ir contra ello.

Se han hecho todos los intentos para que el mercado lácteo funcione de manera transparente y es hora de dejar aquello en manos de los organismos pertinentes que ya han mostrado suficiente firmeza frente a las farmacias o la colusión del confort, entre otros.

Hace algunas semanas, John Müller fue invitado por SAGO AG, 16 años después de esa columna que le enemistó con algunos sectores de nuestra zona, para hablarnos de cómo el actual escenario internacional impactaba a Chile, en el marco de la charla ¿Se ha iniciado la desglobalización? La conclusión, es que dicho proceso no trae buenos augurios para naciones como la nuestra.

Es cierto que la coyuntura láctea ha sido difícil para nosotros los productores de leche, pero ella no puede cegarnos respecto de que la posibilidad de un blanco futuro sigue a la mano para Chile en general y nuestra zona en particular: formamos parte del exclusivo grupo de países que explican apenas el 7% de la leche en base a pastoreo, es decir natural que existe en el mundo, lo que nos da infinitas posibilidades de diferenciación y de captar mercados de alto valor.

Es eso lo que ha visto Lactalis al instalarse en Chile y lo que reconoce haber visualizado Nicolás Ibáñez al invertir 25 millones de dólares en Manuka. A través del proyecto Campos Australes, SAGO AG ha optado por impulsar la integración horizontal –entre productores- para que juntos, grandes, medianos y ojalá también pequeños, podamos ir hacia la integración vertical orientada al procesamiento, la que nos permitirá de una vez caminar hacia las oportunidades del sector.