Fiebre Q: hora de la ponderación

christian-arntz

Fiebre Q: hora de la ponderación

Diario Austral de Osorno
  • La Coxiella Burnetti es una bacteria presente en todo el mundo y también en Chile, país donde está posiblemente sub-notificada, pues es de presentación asintomática, no existen programas de vigilancia activa y no es costumbre de los predios “buscarla”.

     

El Minsal ha confirmado que el brote respiratorio inespecífico que afectaba a varias personas en la provincia era causado por una infección por Fiebre Q (FQ). Además, la autoridad indicó que estaría asociada a algunos predios de producción lechera de la zona de Osorno, pues la FQ es una enfermedad zoonótica producida por el agente Coxiella Burnetii, la que puede afectar a varias especies animales, especialmente rumiantes, como ovinos, caprinos y en menor medida bovinos.

Su aparición, por lo tanto, no es sorpresiva: se encuentra presente en todo el mundo, con la sola excepción de un país oceánico. En el caso de Chile, la enfermedad ha sido diagnosticada en animales desde hace varios años. Aunque es de denuncia obligatoria por el SAG, está posiblemente sub-notificada, pues es de presentación asintomática, no existen programas de vigilancia activa y no es costumbre de los predios “buscarla”. Como en prácticamente en todos los países, en el nuestro no es una enfermedad bajo programa de control; se asume como endémica, sin medidas específicas por su bajo impacto productivo y comercial y, por otra parte, las medidas de prevención que normalmente aplican las lecherías son prácticamente las mismas que para otras enfermedades infecciosas. Para los productores no genera mortalidad en los animales, escasamente produce efectos clínicos en los bovinos y sólo en algunos casos abortos y cambios en los parámetros productivos.

Con respecto al manejo del riesgo en las personas, estas se pueden contagiar por animales infectados con FQ, sin embargo, tampoco todas generan la enfermedad o bien se presentan con signos generales o simplemente son asintomáticas. Las medidas de prevención y seguridad laboral para otras enfermedades exóticas son también aplicables para esta enfermedad. La FQ podría trasmitirse al consumir de leche no pasteurizada, por lo tanto al ser sometida a este proceso no reviste riesgo para los consumidores. No se transmite a través del consumo de carne.

Junto a Saval, Aproval, Aproleche Osorno y Agrollanquihue, mantenemos frente a esta contingencia una adecuada coordinación y comunicación con Minsal, el SAG y los productores, pero por sobre todo, esperamos que la resolución de este caso sea lo más rápida posible, para que se evite la seguidilla de opiniones infundadas e irresponsables que hemos visto esta semana, las que sólo generan desinformación y alarma innecesaria.