La cancha es esta y en ella hay que jugar

christian-arntz

La cancha es esta y en ella hay que jugar

Christian Arntz Mac-Evoy. Presidente Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO A.G.
  • Esto no quiere decir que estamos en presencia de la desaparición del rol subsidiario del Estado, ya que este se ha expresado, y lo continuará haciendo.

¿Quién desea políticas públicas especialmente adaptadas a las necesidades de su sector? La respuesta es obvia: todos y por ello, la difícil tarea de un Gobierno es buscar ese mínimo común denominador que hace posible la vida en sociedad o, en otras palabras, el bien común de la mayoría.

Esta semana, la Multigremial Nacional –dentro de la cual participa SAGO A.G.- sostuvo una reunión con el equipo programático del presidente electo, Sebastián Piñera, para conocer los grandes lineamientos que tendrá el Ejecutivo a partir de marzo.

Nos encantaría señalar que habrá una política específica de fomento para la ganadería; una dinámica distinta para enfrentar las oscilaciones del precio de la leche o de los demás commodities que producimos, pero decir aquello sería continuar alimentando esperanzas que rondan hace ya casi tres décadas: la cancha en la que debemos jugar es esta y no cambiará, sencillamente porque la de Chile es una economía abierta al mundo y en ello está la clave de su desarrollo presente y futuro.

El nuevo Gobierno comprometió, sin embargo, velar por el correcto funcionamiento de los distintos mercados y generar las condiciones más favorables posibles para su desenvolvimiento, por medio de la creación de una Oficina de Competitividad, pero ello no significará un trato especial para nadie.

Lo anterior no quiere decir que estamos en presencia de la desaparición del rol subsidiario del Estado, ya que este se ha expresado, y lo continuará haciendo, por ejemplo, en el desarrollo de una potente plataforma comercial para Chile, la que abre un sinnúmero de oportunidades para la agricultura del sur del país.

¿Dónde se puede mejorar? En la abolición de las barreras internas generadas por diversos organismos que aumentan los costos y restan competitividad a nuestros agricultores e industria frente  al desafío exportador. Los servicios deben exhibir para el sur del país, la misma proactividad con que siempre ha acompañado la exportación de frutas, vinos y carnes de ave y cerdos y ello será una tarea esencial para la futura Oficina de Competitividad.

También esta semana, SAGO A.G. se reunió con la Confederación de la Producción del Comercio, CPC, oportunidad en que ambas organizaciones concordaron que el descrédito de la actividad empresarial y el emprendimiento ha detenido el impulso del país. En otras palabras, esta falsa dicotomía entre un “Estado bueno” y un “mercado malo” ha traído aparejada una lógica de confrontación y no de colaboración que niega la existencia y el potencial de la sociedad civil, esa que ya ha demostrado su capacidad para jugar en esta cancha abierta al mundo… enhorabuena.