Momento expectante para el agro del sur

arntz

Momento expectante para el agro del sur

Christian Arntz Mac-Evoy, presidente Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO AG
  • Mayores niveles de eficiencia y economías de escala que en el caso de los medianos agricultores, sólo son posibles por medio de la asociatividad, es el único camino.

     

Millonarias son las inversiones que se ha materializado en los últimos meses en distintos rubros agrícolas en las regiones de Los Lagos y Los Ríos, al tiempo que se conoce la existencia de una serie de fondos de inversión internacionales dispuestos a inyectar importante capital, por medio de la compra, arriendo y asociación con proyectos en marcha.

Esta es la cancha en la que estamos jugando hoy los agricultores locales y por ello, lo único claro es que debemos seguir siendo fieles a nuestra tradición de innovar para ser cada día mejores, ya que si seguimos haciendo las cosas de la misma manera por mucho tiempo, vamos a perder este partido por goleada.

Si analizamos el presente de nuestra actividad, observamos márgenes cada vez más estrechos que obligan a la búsqueda de economías de escala, lo que traen como consecuencia una creciente concentración de la propiedad de la tierra con altas inversiones, lo que al mismo tiempo hace menos competitivos a los agricultores que siguen adelante de manera individual y al margen de la asociatividad.

Estamos en presencia de un fenómeno global relacionado con la disolución de la trilogía propiedad-capital-trabajo, factores que hoy se desenvuelven de manera independiente: las últimas inversiones demuestran que el capital puede desarrollar una explotación sin necesariamente ser propietario o trabajar en ella, mientras que aquel que es propietario puede quedar al margen del sistema por falta de capital.

Hoy día, para poder producir, no basta con tener la tierra, se requiere año a año de una gran cantidad de capital: de ahí que de una mala temporada, se pueda ingresar en un círculo vicioso de endeudamiento.

¿Cómo se soluciona este problema? Con mayores niveles de eficiencia y economías de escala que en el caso de los medianos agricultores, sólo son posibles por medio de la asociatividad. Es esto lo que permitió dar estabilidad, por ejemplo, al rubro granos en la región, a través del proyecto Alisur que se encuentra cumpliendo diez años y  es también lo que en materia lechera nos ha llevado a impulsar la iniciativa Campos Australes, que integra verticalmente a los productores orientándolos al procesamiento, en un ejemplo que esperamos impulsar hacia otros rubros, como siempre lo ha hecho SAGO desde su fundación, bajo el antiguo eslogan: “Juntos todo, separados nada”.

Este es el camino, no otro y es un camino que vale la pena de ser recorrido, porque es el único que nos llevará a proyectarnos al futuro.