Productores se unen para potenciar imagen y ventas

productores

Productores locales se unen para potenciar su imagen y sus ventas

Alexander Hopkinson. El Austral de Osorno
  • Las ventajas de la asociatividad se relacionan con un aumento en la producción que permite llegar a nuevos mercados con mayores probabilidades de éxito. Además la venta conjunta, a diferencia de la individual, posibilita una mejor ubicación, diversificar la oferta y atraer más público.

En la provincia de Osorno existen pequeños productores agrícolas que gracias a las bondades de la tierra, el ingenio y las ganas de emprender con un proyecto propio, han logrado pasar del autoconsumo al establecimiento de un modesto negocio. Sin embargo, los obstáculos legales, administrativos y la inversión que requiere formalizar y desarrollar comercialmente una empresa pueden resultar para muchos emprendedores no sólo complejo por lo engorroso del trámite, sino también un gasto demasiado riesgoso.

Por otra parte, la capacidad de negociación y la obtención de beneficios por parte del Estado también se facilitan cuando se trabaja al alero de una organización. Es por eso que cada vez más productores locales que desarrollan alguna idea de manera independiente se están reuniendo y asociando para potenciar sus negocios y aumentar sus oportunidades de venta.

Tal es el caso de la empresa Hortícola del Sur Spa, integrada por pequeños productores usuarios de Indap, de las comunas de Osorno y San Pablo, que en el marco del proyecto piloto de Compras Públicas que lleva a cabo este organismo, entregó una importante cantidad de vegetales a la empresa Nutriplus, institución que presta servicios de alimentación a la Junaeb.

Sobre este hito, el representante de la sociedad Hortícola del Sur, Alfredo Muñoz, sostuvo que “esta primera venta me parece algo fantástico porque se abre un poder de compra y con otro mercado, institucional, que antes no teníamos y esto yo creo que nos va a abrir las puertas a futuros negocios con otras empresas con las que hay un montón de posibilidades de comercialización formal”.

En cuanto a las ventajas de la asociatividad, el agricultor señaló que “tenemos que ser un referente para que otras organizaciones se junten y hagan lo mismo y así esto se replique. Nosotros tenemos un potencial hortícola que hoy día es incipiente… esta zona va a ser hortalicera, eso es así. Tal como es frutera ahora, ya vamos para la parte hortícola”, remarcó.

En ese sentido, asegura que el apoyo de Indap ha sido fundamental y lo seguirá siendo para que éste y otros grupos puedan optar a herramientas que permitan mejorar la distribución o entrega de productos y darle valor agregado a los mismos.

El director regional de Indap, Enrique Santis, destacó que con esta primera venta asociativa en la provincia del programa de compras públicas, se da un paso muy importante y espera pueda transformarse en una experiencia emblemática de integración de la “agricultura familiar” como proveedor directo del Programa de Alimentación Escolar que impulsa el Gobierno.

“Estamos seguros que esta iniciativa contribuirá a una mejor alimentación para los niños y niñas de la Región y abrirá un canal comercial nuevo, estable y seguro para nuestros productores en el marco de la nueva política de compras públicas que impulsa Junaeb en alianza estratégica con Indap. Es, sin duda, una iniciativa trascendental para el futuro de la agricultura familiar y, sobre todo, por la importancia que tiene la asociatividad para hacer converger la industria con los productores en aras de una estrategia común, que permita fortalecer el sector productivo de nuestra pequeña agricultura”, destacó el directivo regional.

Asimismo, Santis destacó el impulso especial de un programa que apoye el emprendimiento de productores organizados como lo es el Programa de Asociatividad Económica (PAE) de Indap, instrumento de fomento que permite el acceso de los actores de la asociatividad económica, tales como cooperativas, empresas campesinas y grupos productivos, a través de incentivos económicos no reembolsables destinados a cofinanciar servicios en los ámbitos de gestión, desarrollo organizacional y asesoría técnica, entre otros.

Agrosustentable

Otro ejemplo de unidad es el de los productores agrosustentables de “La Carreta”, una agrupación que se gestó a partir de un curso desarrollado por Sence en diciembre del año pasado, en el cual los participantes decidieron emprender juntos con sus alimentos saludables y orgánicos, pues están libres de cualquier químico.

Entre los productos que comercializan hay mermeladas, flores y frutas secas, galletas, panes multigrano, panes veganos, plantas medicinales y para aliños; fertilizantes, productos crudíveros, distintos tipos de miel y vegetales.

Son alrededor de 27 personas las que forman parte de esta asociación que reúne a pequeños agricultores de Osorno, Purranque, La Unión, Río Negro y Puyehue, que pasaron del autoconsumo a la venta agrícola. La Carreta autosustentable está todos los jueves de 9 a 16 horas a un costado de la Gobernación, donde funcionan al alero de la propia gobernadora María Tabita Gutiérrez.

“En realidad esto se genera pensando en que los productores agrosustentables sin agroquímicos estamos un poco desvalidos, no existen agrupaciones, entonces nos dimos cuenta que hace falta que la gente aprenda a comer sano. En primer lugar vender los productos que nos sobraban, sobre todo las personas que estamos conscientes de que los agroquímicos nos hacen mal y aparte de eso agrupar cierta cantidad de personas para poder optar a los recursos del Estado que en realidad se están perdiendo”, dijo el presidente de esta sociedad, José Guerrero.

A su juicio, la asociatividad viene de mucho tiempo, el tema es que “últimamente estábamos dejando de lado esta práctica, muy individualistas y el sistema ayuda a que sea así. Nosotros hace tiempo veníamos pensando y viendo cómo hacer una asociación como esta. Así que partimos con una organización funcional al amparo de la Municipalidad de Osorno, pero el tema es llegar a ser una cooperativa de consumo donde podamos vender nuestros productos y hacer capacitación a los colegios, por ejemplo sobre huertos urbanos”.

Fernando Asencio, agricultor de Puyehue que es parte de esta iniciativa, trabaja haciendo domos, maceteros, jardines verticales. Además cultiva plantas, hierbas medicinales, mermeladas y masas horneadas, todo con el fin de alimentar a los usuarios de manera saludable.

Para él, una de las mayores ventajas de trabajar asociadamente es que “podemos llegar al público de una manera diferenciada, porque trabajamos sin agroquímicos. Además, esto genera un ambiente donde la gente ve más colores y tiene sensaciones distintas frente a los alimentos, eso produce una llegada amable y un ambiente más favorable para la venta. De hecho, de manera individual no sería posible estar acá”.

FERIA rotativa

Marcelo Cheuquián es asesor de apoyo de la Unidad de Fomento Productivo de la Municipalidad de San Juan de la Costa y está a cargo de varias experiencias asociativas, una de ellas es la Feria Rotativa Agrícola de Maicolpué.

“Hago las gestiones necesarias con la empresa de buses para el traslado de los dirigentes, donde se realiza un llamado abierto a las comunidades, dirigentes u organizaciones de hecho y así participen exponiendo sus trabajos”, explica Cheuquián, detallando que todo comenzó en el primer periodo al mando de la comuna del alcalde Bernardo Candia.

La feria rotativa se realiza los meses de enero y febrero, donde cada año se van sumando nuevos productores quienes van rotando en cuanto a su presencia en la carpa de acuerdo a un organizado programa.

“De esta forma no saturamos la oferta de productos en la costa, sino que la mantenemos durante todos los fines de semana. Aunque ahora los dirigentes están solicitando que se amplíe porque la experiencia ha sido muy buena”, agrega el coordinador.

En esta agrupación participan de 25 a 30 personas o artesanos por fin de semana, que es el plazo o turno de cada productor.

Una de ellas es Guillermina Naguil, quien afirma que “la experiencia es buena. Nosotros todos los veranos vamos a vender a la playa, el municipio nos pone una micro, nos instala en una carpa y nos llevan gratis, así que nosotros tenemos que poner solo las ganas de fabricar los productos y llevarlos a vender”.

Según esta emprendedora, que comercializa frutillas, cerezas corazón de paloma, ciruela y todo tipo de frutas y verduras de la estación, comenta que esto comenzó hace más de cuatro años y ha dado muy buenos resultados.

“Conviene, porque nosotros les entregamos directo a las personas que lo necesitan. Más encima ellos dicen: ¡oh, que bueno que está esto acá, no sabíamos!, y aprovechan de comprar mercadería fresquita sin necesidad de traer de Osorno”, dice Naguil, agradecida de este proyecto.

En definitiva, si bien existen distintos de tipos de asociatividad, en todas ellas la unión hace la fuerza.

DATOS:

Actividad de La Carreta: Para este jueves está comprometida la participación de un chef de Inacap, que cocinará con sus productos.

Más ayuda: Una de las solicitudes de los emprendedores a los municipios es la de tener un lugar físico para mostrar y vender.

“Todos los veranos vamos a vender a la playa, el municipio nos pone una micro y nos instala gratis en una carpa”

Guillermina Naguil, emprendedora agrícola”

“Esta iniciativa contribuirá a una mejor alimentación y abrirá un canal comercial estable y seguro para los productores”

Enrique Santis, director regional de Indap”