RaboFinance: explotación lechera en Chile ronda el 10% del potencial del país

RaboFinance

RaboFinance: explotación lechera en Chile ronda el 10% del potencial del país

Mariana Marusic / Pulso
  • Gerente general de la entidad holandesa, Erik Heyl, detalla que este es el sector más presionado en la industria agroalimenticia. También dice que márgenes de rentabilidad de las salmoneras no serán igual de positivos que en el primer semestre.

Una década perdida. Así califica el gerente general de RaboFinance, Erik Heyl, la situación de la producción de leche en el mercado local. De hecho, dice que entre todos los sectores de la industria agroalimenticia, el primario lácteo es el que ha estado más presionado. “Vemos un gran potencial en este sector, pero es lo que nosotros llamamos la década perdida para el sector primario lácteo. El consumo en Chile hace diez años era igual al actual. Se han incrementado las importaciones de estos productos en Chile, y nuestras exportaciones realmente son muy bajas”, explica.

De hecho, según cifras de la entidad de origen holandés, la explotación lechera actualmente ronda el 10% del potencial del país, lo que se traduce en una recepción de 2,6 billones de litros en plantas industriales, igual nivel que hace diez años. A esto habría que sumar un estancamiento del consumo de leche en el país, con aproximadamente 147 litros anuales.

“Creemos que esto tiene que ver por una falla en la cadena. Especialmente a nivel de los procesadores. Realmente aquí hay mucho potencial, hay ventajas competitivas enormes… pero las condiciones no han sido lo suficientemente positivas para permitir el desarrollo que puede tener ese sector en Chile”, detalla Heyl.

Pese a que el país estaría experimentando una década perdida cuando se trata de lácteos, también habría casos exitosos puntuales, como ocurre con Colun. “Creemos que al resto de la cadena, los que no son parte de Colun, les ha faltado esa conjunción de objetivos mutuos para hacer crecer a esta industria, por lo tanto, vemos el mayor problema a nivel de los procesadores, que no han podido o no han querido unirse correctamente a estos productores primarios y, por lo tanto, no le han dado los incentivos suficientes para que esta industria se desarrolle más”, puntualiza.

RaboFinance también es una de las principales entidades que financia a la industria salmonera. Con ese telón de fondo, su gerente general advierte que “hoy vemos a esta industria en mucho mejor pie que el año pasado”. En esa línea, señala que la alianza que tiene la entidad con World Wide Fund for Nature ha ayudado a que la industria se pueda certificar y lograr prácticas más sustentables.

Indica que luego de un 2016 de baja producción nacional, este año la industria ha tenido unos mejores márgenes de rentabilidad gracias al alza del precio del salmón. Eso sí, detalla que los márgenes fueron mucho mejores en el primer semestre, mientras que ahora habrían bajado bastante ante una mayor producción de salmones. “Pero también estamos sobre los costos de producción y las empresas han hecho un esfuerzo enorme para bajar sus costos”, dice Heyl, y explica que también han asesorado a las firmas para bajar su deuda. “Creo que todas las compañías han aprendido lecciones duras, esta es una industria relativamente nueva, y por lo tanto lo que ellos han visto es que no les conviene tener niveles de deuda muy altos, tienen que capitalizarse más, porque en las épocas duras se les ha puesto muy dura la calle con los bancos. Por lo tanto, ahora que han tenido esta rentabilidad importante, ellos han prepagado vencimientos, deudas, etc, y han podido renegociar sus pasivos de corto a mayores plazos, comenta.

De Rabobank a RaboFinance

Hace tres meses y medio dejaron de ser Rabobank en Chile para volver a ser una oficina de representación, tal como lo fueron en sus inicios en el país. Así, al convertirse en RaboFinance, ahora es la casa matriz en Holanda la que presta los recursos que son canalizados a las empresas de la industria agroalimenticia en Chile. “Nuestro negocio realmente no ha cambiado mucho. Lo que sí hicimos, es que salimos de varios productos que teníamos por ser banco”, explica Heyl.

“Vemos a Chile como una plataforma agroalimeticia y como parte muy importante en esta cadena, por lo tanto sigue siendo un mercado tremendamente importante para nosotros”, advierte. En ese sentido, y pese a la desaceleración económica del país, el gerente general de la entidad financiera destaca que “el sector agroalimenticio sigue siendo un motor de esta economía, sigue creciendo; si vemos el sector de salmones, frutícola, o vitivinícola, también están en mejor pie de lo que estaban antes”, indica.