Carnes rojas: privilegio y oportunidad

arntz2

Carnes rojas: privilegio y oportunidad

Christian Arntz M., presidente de SAGO A.G.

Más de 700 personas de 36 países participaron en el último Congreso de la Carne desarrollado entre el 7 y 9 de noviembre en Uruguay, lugar hasta donde me correspondió concurrir, en mi calidad de presidente de la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO AG.

En esta versión se abordaron temáticas como Tendencias de Mercados, Política Comercial de los Países, Bienestar y Salud Animal, Fidelidad del Consumidor, Sostenibilidad, Salud y Nutrición Humana y Gobernanza de la Cadena Cárnica, de los sectores de vacuno, ovino y suino.

La primera gran conclusión es que el planeta necesita y valora la carne para tener una correcta nutrición, para proteger el medio ambiente, para preservar la seguridad alimentaria y para reducir la pobreza. Este es un punto de la mayor relevancia, dada la interesada campaña que, de manera irresponsable, ha tratado de poner en tela de juicio la importancia del aporte de este alimento crucial para el ser humano. Es claro que buena parte de los estudios que existen contra el consumo de carnes rojas son financiados por grupos de intereses específicos que buscan generar espacio a otros productos que en ningún caso sustituyen, por calidad, a la carne.

Un segundo punto relevante tiene que ver con que la tendencia mundial en materia de consumo acrecienta las ventajas competitivas de nuestra producción de carne en base a pastoreo -misma gran ventaja que se da en el sector lácteo-, por estar absolutamente en línea con los estándares de bienestar animal que exige la sociedad moderna, sin mencionar, a raíz de lo mismo, la calidad insuperable de nuestro producto.

Es sintomático que en medio de este Congreso hayamos recibido la alerta de carne brasileña contaminada en góndolas de supermercados chilenos, ya que reafirma el hecho de que por calidad, modelo de producción e institucionalidad sanitaria, la carne del sur de Chile es la mejor del mundo.

¿Por qué, entonces, contando con todas estas grandes ventajas, nuestra masa ganadera sigue a la baja? Esta es una incógnita que deberemos responder y superar en el corto plazo para aprovechar la oportunidad que tenemos frente a nosotros, con campañas como la que acabamos de lanzar: “¡La mejor carne existe y es de tu tierra!”, que esperamos ayude a generar conciencia en nuestra zona, y luego en el resto del país.