Cuidemos Chile

Arntz_01082017

Cuidemos Chile

Christian Arntz Mac-Evoy, presidente de la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO A.G.
  • “Nos preocupa el clima que se ha instalado en nuestro país, porque sabemos a dónde conduce si no se actúa a tiempo”.

     

Se acerca la segunda vuelta presidencial y la agricultura, uno de los motores productivos de la zona sur del país, no puede más que manifestar su preocupación por el poco cuidado de la sana convivencia cívica.

2017 fue un año en que la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno instó a dejar los eslóganes de lado para abordar los desafíos futuros y, al mismo tiempo, evitar las visiones sesgadas sobre determinados procesos históricos.

En el primero de los casos, destacan las falsas premisas sobre las cuales se fraguó el proyecto de Reforma al Código de Aguas al que finalmente, después de mucha discusión pública, el Gobierno determinó acertadamente quitarle la urgencia.

El segundo caso está representado por la millonaria campaña del Ejecutivo para construir una historia maniquea de la Reforma Agraria que no se hizo cargo de la perspectiva de las víctimas del proceso. La incitación a la violencia, la caída de la productividad y el hecho de que no cumpliera la promesa de entregar títulos de dominio a los trabajadores, fueron hechos que dejaron claro que la ideología se impuso a la mesura y cuando ello ocurre, la puerta para repetir errores trágicos del pasado queda abierta.

Nos preocupa el clima que se ha instalado, porque sabemos a dónde conduce si no se actúa a tiempo. Esta semana, uno de los candidatos sorprendió a todos citando al genocida del pueblo cubano Ernesto Guevara que con su “Hasta la Victoria Siempre”, inspiró en Chile las masivas tomas de campos que el Gobierno celebró alborozadamente durante todo este año. En el mismo acto, señaló que metería “la mano al bolsillo a los más ricos”, parafraseando al dictador Nicolás Maduro, cabeza de un régimen que hundió en la miseria a Venezuela.

El otro candidato erró también al tender un manto de duda sobre la transparencia del proceso electoral. Todo esto daña el prestigio de nuestra institucionalidad democrática y con ello, se corre el riesgo de validar la acción de aquellos que defienden la política por medios distintos, como la violencia que da la espalda a la legalidad.

Hubo rectificaciones de ambos, es cierto, pero en esta semana previa a la elección, es importante que el país entre en un clima distinto a este proceso, uno que parta por reconocer que el Chile que se ha construido en las últimas décadas es por lejos el que mejor ha ido resolviendo los desafíos de una nación que aspira a llegar al desarrollo. Sin duda queda mucho por hacer, y en esa tarea es esencial un clima de diálogo serio y respetuoso.

Cuidemos entre todos SAGOFISUR, un orgullo de Osorno

Arntz_InauguracionSAGOFISUR2017

Cuidemos entre todos SAGOFISUR, un orgullo de Osorno

Christian Arntz Mac-Evoy. Presidente Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO A.G
  • Cumplimos íntegramente con todos los requisitos e incluso, si nos hubieran pedido más, también los habríamos cubierto.

Cuando comenzamos hace justo un año la preparación de esta SAGOFISUR Centenario, imaginábamos algo muy distinto para regalarle a la región y al país en esta fiesta del sector agropecuario, como responsables del desarrollo de la feria internacional agrícola más antigua del país, que es un orgullo para Osorno, la región y Chile entero.

Lamentablemente, con una pena inmensa y más de una lágrima derramada, tenemos que asumir que este día quedará marcado no por el centenario de esta exposición, sino porque se trata de la primera oportunidad en que las autoridades impidieron la presencia de los animales que son parte del ADN de ese territorio: los ovinos y los bovinos.

No se trata de decir que las enfermedades endémicas que existen en el país deben ser tomadas a la ligera: somos los primeros protagonistas de la condición sanitaria de nuestra actividad silvoagrapecuaria y de los resguardos que deben ser adoptados, en los cuales tenemos cien años de experiencia.

A las autoridades de Osorno y la región les decimos: cuidemos entre todos esta feria internacional, patrimonio cultural y turístico de toda esta provincia y orgullo para Chile.

No somos ingenuos: han decidido atacarnos, han querido destruir la SAGOFISUR, sin importarles poner a nuestro motor productivo, el mismo que da trabajo a miles de personas y que es el corazón de la pequeña agricultura, incluida incluso la producción artesanal de quesos, bajo sospecha tanto nacional como internacional.

Desde hace meses dimos a conocer en detalle las medidas que ponemos en práctica cada año para que las familias puedan estar cerca de los animales, las que siempre superan con creces las exigencias del SAG: cumplimos íntegramente con todos los requisitos e incluso, si nos hubieran pedido más, también las habríamos cubierto, sin embargo, recién a 24 horas de la apertura de nuestra feria centenario, nos dijeron que no darían el permiso para la presencia de bovinos ni ovinos, dejándonos sin margen.

No desconocemos la existencia de una alerta sanitaria… lo que no entendemos, es por qué si cumplíamos con lo que se nos solicitaba, se esperó hasta última hora para dejarnos sin margen de acción, porque siempre estuvimos en condiciones de cumplir  todos los requisitos. Al parecer, permitir la feria era menos interesante que asegurarse unos minutos de televisión para seguir alarmando a la gente con esta enfermedad endémica y presente en varias especies de animales, incluidos los domésticos gatos y perros.

La historia juzgará la forma como se hirió esta tradición orgullo de Chile, en el año de su centenario.

Discurso de Christian Arntz en inauguración de SAGOFISUR

Arntz_InauguracionSAGOFISUR2017

Discurso de Christian Arntz en inauguración de SAGOFISUR 2017

SAGO.cl

Señoras y señores

Cuando comenzamos hace justo un año la preparación de esta SAGOFISUR Centenario, imaginábamos algo muy distinto para regalarle a la región y al país en esta fiesta del sector agropecuario.

SAGO es responsable del desarrollo de una feria internacional agrícola, la más antigua del país, que es un orgullo para Osorno, la región y Chile entero, y sabíamos que estábamos en condiciones de estar a la altura de ese desafío.

Lamentablemente, con una pena inmensa y más de una lágrima derramada, tenemos que asumir que este día quedará marcado no por el centenario de esta exposición, sino porque se trata de la primera oportunidad en que las autoridades impidieron la presencia de los animales que son parte del ADN de ese territorio: los ovinos y los bovinos.

No se trata de decir que las enfermedades endémicas que existen en el país deben ser tomadas a la ligera: somos los primeros protagonistas de la condición sanitaria de nuestra actividad silvoagrapecuaria y de los resguardos que deben ser adoptados, en los cuales tenemos cien años de experiencia.

Por todo esto es que además de pena, tenemos una profunda molestia porque hemos sido víctimas de una injusticia gigantesca: hoy, no está ninguna de las autoridades de Gobierno que tanto a nivel local como nacional han buscado durante meses las luces de los medios a través de la Fiebre Q…

Felicito al subsecretario de Agricultura, porque a diferencia del resto, ha sido lo suficientemente hombre como para sentarse aquí para escuchar lo que tenemos que decir, no como aquellos que sólo están disponibles para buscar prensa a toda costa, sin medir las víctimas que dejan a su paso.

A las autoridades de Osorno y la región les decimos: cuidemos entre todos esta feria internacional, patrimonio cultural y turístico de toda esta provincia y orgullo para Chile. Extrañamos el apoyo de ustedes en estas difíciles horas. Mañana, a pocos metros de aquí, se ha organizado una muestra para realzar nuestra producción quesera artesanal. Nos alegramos que la Autoridad Sanitaria haya aplicado el criterio adecuado con nuestros pares productores y no les hayan extendido este innecesario manto de dudas.

En estas duras horas, inéditas en 100 años de realización de la feria, agradecemos la defensa de lOS senadores Rabindranath Quinteros, Iván Moreira y del consejero regional Alexis Casanova. Todo esto, quedará registrado en la centenaria historia de nuestra organización, porque todos nosotros y nuestras obras pasaremos, no así SAGO y la Feria Internacional Agrícola más importante de Chile.

Ahora señor subsecretario, esperamos que pueda hacer llegar con claridad a Santiago lo que tenemos que señalarle al Gobierno.

No somos ingenuos: han decidido atacarnos, han querido destruir la SAGOFISUR, sin importarles poner a nuestro motor productivo, el mismo que da trabajo a miles de personas y que es el corazón de la pequeña agricultura, bajo sospecha tanto nacional como internacional.

Sé que los medios aquí presentes tienen hasta ahora un festín de cuñas y aún quedan más. A ellos les quiero pedir que también destaquen por favor la siguiente: defendamos al agro y a su feria más antigua y no lo dejemos a merced de mezquinos intereses.

Vamos ahora a los encargados de Salud tanto de la región como del país. Desde hace meses dimos a conocer en detalle las medidas que ponemos en práctica cada año para que las familias puedan estar cerca de los animales, las que superan con creces las exigencias del SAG: cumplimos íntegramente con todos los requisitos, sin embargo, a 24 horas de la apertura de nuestra feria centenario, nos dijeron que no darían el permiso para la presencia de bovinos ni ovinos.

No desconocemos la existencia de una alerta sanitaria… lo que no entendemos, es por qué si cumplíamos con lo que se nos solicitaba, se esperó hasta última hora para dejarnos sin margen de acción, porque siempre estuvimos en condiciones de cumplir  todos los requisitos. Al parecer, permitir la feria era menos interesante que asegurarse unos minutos de televisión para seguir alarmando a la gente con esta enfermedad endémica y presente en varias especies de animales, incluidos los domésticos gatos y perros.

Es por esto también que nos llama la atención de que se insista en explorar la tesis de los bovinos, en circunstancias que la endémica fiebre q está, repito, presente en perros, gatos y otro tipo de animales silvestres, todos los cuales también pueden eventualmente contagiar la bacteria a los seres humanos.

El accionar de Salud en el manejo de este posible brote ha sido absolutamente dañino para el sector agropecuario, porque ha descontextualizado los alcances y cantidad de años en que esta zoonosis se ha manifestado en Chile, en una actitud muy diferente a la que las mismas autoridades han tenido frente al virus Hanta, cuyo contagio ha crecido en un 81%, con una mortalidad que ha aumentado un 30% en relación al año anterior. Sin embargo, Salud sólo parece dedicar sus esfuerzos comunicacionales a la Fiebre Q que, sabido es, representa un riesgo muchísimo menor para los humanos, como lo demuestra el hecho de que del total de casos reportados como sospechosos, sólo tres hayan sido graves y ya se encuentren totalmente recuperados.

Para el Hanta, que ha ocasionado ya una veintena de muertos, no hay comunicados, conferencias de prensa ampulosas ni notificaciones con fuegos artificiales. Para la Fiebre Q que la Seremía de Salud confirmó el día 18 de octubre y no esta semana como declaró a medios de presa, cuyos casos sospechosos están todos recuperados, hay alerta sanitaria desde La Araucanía a Los Lagos y se prohíbe la realización de muestra de rodeo y ganadera.

La historia juzgará si SAGO merecía o no celebrar el centenario de su feria sin la exposición ganadera y si el daño de imagen que le ha generado al sector toda esta coyuntura se justificaba o simplemente se trató de un show comunicacional propio de los que se ven en época de elecciones.

Pero aunque a algunos no les guste, la feria sigue adelante. Hoy estamos aquí, en la más antigua exposición agrícola de Chile que sigue adelante a pesar de este golpe, a 100 años casi exactos de la inauguración de la Primera Exposición Agrícola y Ganadera de Osorno, organizada en el sector donde hoy se emplaza la población de Francke.

Este centenario de la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno ha sido el momento en que nos hemos rencontrado con la historia de la agricultura del sur y hemos vuelto a poner en valor el tesón de quienes nos han precedido.

La historia de SAGO es una historia exitosa, no sólo porque acumula una serie de hitos que marcaron positivamente al sur en particular y el país en general, sino porque demuestra una enorme capacidad para no darse por vencida en medio de crisis y dificultades, reinventándose para salir fortalecida.

Pero ¿en qué contexto? En un contexto en el que estamos comprometidos con la libertad, el libre emprendimiento, porque tenemos la convicción de que el Chile que hemos construido en los últimos 40 años, levantado sobre estos principios, hay que cuidarlo.

Sabemos que tenemos muchas cosas por mejorar, pero no podemos guardar silencio cuando lo que observamos es un intento desatado por estigmatizar el emprendimiento y contar una historia sombría, totalmente alejada de un país que se ha acercado al umbral del desarrollo con indicadores objetivos como el aumento de la esperanza de vida, el fin de la desnutrición y tantos otros indicadores en los que nuestra agricultura ha tenido un rol fundamental.

Nos hemos sentido injustamente maltratados en el último año. Es preocupante que en este contexto de futuro y donde Chile está llamado a jugar un rol preponderante para entregar alimentos de calidad a un mundo que crece en población de manera exponencial, el país haya reeditado una mala política para el agro, como es la colectivización de la propiedad de la tierra como única forma de saldar la denominada deuda indígena, por medio de la compra de miles y miles de hectáreas sin ninguna planificación, lo que no sólo ha generado una paralización productiva, sino también una creciente tensión que ha derivado en violencia. Chile ya tuvo en la Reforma Agraria un ejemplo de cómo la violencia en los campos puede contribuir al derrumbe institucional de una nación y por ello es que observamos con honda preocupación la inercia con que el Estado ha manejado este tema.

En paralelo, se insiste en llevar a cabo un proyecto de Reforma al Código de Aguas que no ataca el problema de fondo: la agricultura ocupa apenas el 12% del agua dulce para producir alimentos y dar trabajo de calidad, pero sin embargo, se nos apunta como la fuente de los problemas de abastecimiento que existen en algunas zonas del país.

Es claro que el país necesita embalses, no obstante, lo que se impone una vez más es la ideología que cuestiona la propiedad privada en todos los ámbitos y busca agrandar el rol del Estado, con el consiguiente aumento de la burocracia que ya se consumió buena parte de los recursos adicionales que generó la reforma tributaria, la que también fue una pésima reforma, como lo refleja el paupérrimo crecimiento de la economía.

Pero aquí estamos, en nuestro centenario. Con la llama viva del ejemplo de quienes crearon la instancia de unidad de propósitos para los productores del sur, hoy estamos decididos a impulsar el abordaje de desafíos comunes, desde la comprensión de que existen puntos de encuentro para articular una mirada global del sector agrícola, sin distinciones.

El mandato de nuestros socios es claro: el espíritu que debe animar esta agenda es de generosidad para avanzar junto a todos los agricultores, sin distinción del gremio donde se ubiquen.

Si analizamos el presente de nuestra actividad, observamos márgenes cada vez más estrechos que obligan a la búsqueda de economías de escala, lo que traen como consecuencia una creciente concentración de la propiedad de la tierra acompañado de un uso intensivo de capital para trabajarla, esto al mismo tiempo hace menos competitivos a los agricultores que siguen adelante de manera individual y al margen de la asociatividad.

¿Hay aspectos que puede abordar el Estado? Por supuesto,  pero si hoy, en medio de los desafíos que enfrenta el país, sólo nos quedáramos en la crítica a las autoridades de turno o a aquellos que compran nuestros productos, no sólo estaríamos muy lejos de dar una respuesta original a nuestro tiempo, peor aún: estaríamos traicionando el espíritu de nuestros fundadores. No quiero decir con ello que no podamos señalar aquello que consideramos errado, digo que no sólo debemos quedarnos en ello.

Enfrentamos en la actualidad un fenómeno global relacionado con la disolución de la trilogía propiedad-capital-trabajo, factores que hoy se desenvuelven de manera independiente: las últimas inversiones demuestran que el capital puede desarrollar una explotación sin necesariamente ser propietario o trabajar en ella, mientras que aquel que es propietario puede quedar al margen del sistema por falta de capital.

Hoy día, para poder producir, no basta con tener la tierra, se requiere año a año de una gran cantidad de capital: de ahí que de una mala temporada, se pueda ingresar en un círculo vicioso de endeudamiento.

¿Cómo se soluciona este problema? Con mayores niveles de eficiencia y economías de escala que en el caso de los agricultores, sólo son posibles por medio de la asociatividad. Es esto lo que en materia lechera, por ejemplo, nos ha llevado a impulsar la iniciativa Campos Australes, que integra verticalmente a los productores orientándolos al procesamiento, en un ejemplo que esperamos impulsar hacia otros rubros, como siempre lo ha hecho SAGO desde su fundación, bajo el antiguo eslogan: “Juntos todo, separados nada”.

Para lograr lo anterior, debemos ganar en confianza, atrevernos a ver al otro como un socio y no un enemigo, lo que se logra a partir de la comprensión profunda de la siguiente realidad: el mundo necesita cada vez más y mejores alimentos y nosotros, los agricultores, somos parte de este desafío mundial que abre enormes expectativas para los rubros actuales, los que están en desarrollo y los que están por venir, para continuar siendo uno de los pilares fundamentales del desarrollo social y económico de la provincia de Osorno, necesitamos trabajar con una visión compartida en las distintas cadenas productivas.

La asociatividad debe estar acompañada de innovación permanente como herramienta para el progreso, para adaptarse a los tiempos, una característica propia de SAGO AG, que seguirá adelante tanto con investigación propia como en alianza con organismos tanto privados como públicos.

Finalmente, les invitamos a disfrutar esta feria con la cual estamos cerrando el cronograma de conmemoración del centenario de nuestro gremio, asumiendo el compromiso de homenajear a nuestros fundadores con acción de hombres y mujeres conscientes de que el futuro y el de sus hijos está en sus propias manos.

Fiebre Q: hora de la ponderación

christian-arntz

Fiebre Q: hora de la ponderación

Diario Austral de Osorno
  • La Coxiella Burnetti es una bacteria presente en todo el mundo y también en Chile, país donde está posiblemente sub-notificada, pues es de presentación asintomática, no existen programas de vigilancia activa y no es costumbre de los predios “buscarla”.

     

El Minsal ha confirmado que el brote respiratorio inespecífico que afectaba a varias personas en la provincia era causado por una infección por Fiebre Q (FQ). Además, la autoridad indicó que estaría asociada a algunos predios de producción lechera de la zona de Osorno, pues la FQ es una enfermedad zoonótica producida por el agente Coxiella Burnetii, la que puede afectar a varias especies animales, especialmente rumiantes, como ovinos, caprinos y en menor medida bovinos.

Su aparición, por lo tanto, no es sorpresiva: se encuentra presente en todo el mundo, con la sola excepción de un país oceánico. En el caso de Chile, la enfermedad ha sido diagnosticada en animales desde hace varios años. Aunque es de denuncia obligatoria por el SAG, está posiblemente sub-notificada, pues es de presentación asintomática, no existen programas de vigilancia activa y no es costumbre de los predios “buscarla”. Como en prácticamente en todos los países, en el nuestro no es una enfermedad bajo programa de control; se asume como endémica, sin medidas específicas por su bajo impacto productivo y comercial y, por otra parte, las medidas de prevención que normalmente aplican las lecherías son prácticamente las mismas que para otras enfermedades infecciosas. Para los productores no genera mortalidad en los animales, escasamente produce efectos clínicos en los bovinos y sólo en algunos casos abortos y cambios en los parámetros productivos.

Con respecto al manejo del riesgo en las personas, estas se pueden contagiar por animales infectados con FQ, sin embargo, tampoco todas generan la enfermedad o bien se presentan con signos generales o simplemente son asintomáticas. Las medidas de prevención y seguridad laboral para otras enfermedades exóticas son también aplicables para esta enfermedad. La FQ podría trasmitirse al consumir de leche no pasteurizada, por lo tanto al ser sometida a este proceso no reviste riesgo para los consumidores. No se transmite a través del consumo de carne.

Junto a Saval, Aproval, Aproleche Osorno y Agrollanquihue, mantenemos frente a esta contingencia una adecuada coordinación y comunicación con Minsal, el SAG y los productores, pero por sobre todo, esperamos que la resolución de este caso sea lo más rápida posible, para que se evite la seguidilla de opiniones infundadas e irresponsables que hemos visto esta semana, las que sólo generan desinformación y alarma innecesaria.

Nos vemos (como siempre) en SAGOFISUR

alca

Nos vemos (como siempre) en SAGOFISUR

José Antonio Alcázar Martínez. Gerente general de la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO A.G.
  • Para orgullo de toda la región, hoy SAGOFISUR es la feria agrícola y ganadera internacional más antigua e importante del país.

     

Pocas ferias agrícolas en el mundo cumplen 100 años desde su primera versión. Es por ello que debemos sentirnos orgullosos de como SAGOFISUR ha sido capaz de mantenerse vigente y siendo un real aporte en los aspectos técnicos para los productores y una excelente vitrina para mostrar los últimos avances en materia de insumos, servicios y genética animal. Todo lo anterior, que pareciera ser patrimonio exclusivo de quienes trabajan la tierra, también concita el interés y las expectativas del público citadino, ese que año a año espera la realización de este evento, para encontrarse en familia con el campo en medio de la ciudad.

Fue el 30 de enero de 1917 cuando se llevó a cabo la primera exposición organizada por SAGO, la que entonces se desarrollaba en el sector de Francke, hasta que en la década del 20 se instaló en el mismo tradicional sector de hoy.

Para orgullo de toda la región, SAGOFISUR es hoy la feria agrícola y ganadera internacional más importante del país, siendo visitada por productores de todo Chile y por un número importante de productores y especialistas internacionales, todos ellos interesados en conocer cómo se desarrolla la agricultura nacional.

Aunque este año se conmemora el primer centenario de su primera versión –el del gremio lo celebramos el 8 de enero pasado -, la de 2017 es la versión número 94, dado que su realización se ha suspendido en sólo seis ocasiones, por razones políticas o económicas, como, por ejemplo, fines de la Segunda Guerra Mundial, 1973 o la crisis económica de los 80.

En un siglo, el público ha podido conocer más de cerca la producción agropecuaria de nuestra zona, su tecnología y los avances en materia de producción de alimentos, lo que ciertamente cumple con el objetivo que plantearon sus primeros organizadores: acercar el campo a la ciudad.

Las actividades que se desarrollan en el marco de SAGOFISUR, junto con el movimiento de personas que vienen a Osorno gracias a este evento, la transforman en un patrimonio para nuestra ciudad y una responsabilidad para que las nuevas generaciones puedan conocer y valorar la importancia y oportunidades que el sector agropecuario brinda en beneficio del desarrollo de nuestra zona.

Este 23 al 26 de noviembre, como siempre, los esperamos en SAGOFISUR 2017.

El tren de la fruticultura

CParra_15102017

El tren de la fruticultura

Cristian Parra Hernández, Director de la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO AG. Ingeniero Agrónomo – Perito Agrícola
  • A contar del año 2000, la búsqueda de negocios, una mejora en las condiciones climáticas, la disponibilidad de agua y precios razonables de la tierra, han producido una verdadera revolución productiva.

     

La fruticultura es para esta parte del territorio nacional una especie de tren que a medida que avanza, se le van sumando más carros que abren nuevas posibilidades, generando un círculo virtuoso de crecimiento en que se traduce en más puestos de trabajo y oportunidades para prestadores de servicios, proveedores de insumos, etc…

El viaje de este tren comenzó con la fruticultura tradicional del sur, la que se reducía a quintas o jardines que eran utilizadas para consumo en fresco, mermeladas, conservas, jarabes y la rica chicha que más tarde se convierte en el vinagre de manzana. Esta fórmula permaneció inalterable por muchos años, con poco mejoramiento técnico y productivo.

A partir de los 80 se introdujeron nuevos frutales y variedades para la zona sur, pero con una mirada agroindustrial, dando paso a una producción profesionalizada de arándanos, frambuesas, cranberries, grosellas y algunas experiencias en manzano. Estos frutales se caracterizaron por ser plantados en grandes extensiones, cosechados manualmente con gran cantidad de personas, uso de tecnología de riego, control de heladas y la construcción de plantas de proceso. Actualmente, estos cultivos continúan pero con variaciones como nuevas variedades y cosecha mecanizada.

A  contar del año 2000, se registra una verdadera revolución frutícola, sustentada en la migración de inversionistas de la zona central del país, también extranjeros y en menor medida locales, los cuales buscan en este sector una alternativa más rentable que los rubros tradicionales.

El nuevo carro que se le suma a la fruticultura incluye a los cerezos, avellano europeo, frutillas, castaño marrón, maqui y en estudio: vides viníferas y nogales. Esta innovación en la fruticultura ha traído nuevos cambios para el agro en la zona, entre ellos, un mayor estudio y profesionalismo, uso de técnicas de riego y acumulación de agua, control de plagas y enfermedades, técnicas para el control de malezas resistentes, traslado de empresas proveedoras de insumos del norte al sur, nuevas máquinas para el manejo y cosecha de los huertos y plantas de proceso para la fruta.

El futuro para la fruticultura es prometedor y este tren solo está sumando carros para su viaje. Subir o no, decisión no fácil, requiere de un mayor conocimiento y estudio, control de los costos y cadenas de comercialización transparentes. Lo claro, es que en las décadas venideras veremos una fruticultura consolidada como uno de los grandes pilares del desarrollo de este territorio.

Momento expectante para el agro del sur

arntz

Momento expectante para el agro del sur

Christian Arntz Mac-Evoy, presidente Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO AG
  • Mayores niveles de eficiencia y economías de escala que en el caso de los medianos agricultores, sólo son posibles por medio de la asociatividad, es el único camino.

     

Millonarias son las inversiones que se ha materializado en los últimos meses en distintos rubros agrícolas en las regiones de Los Lagos y Los Ríos, al tiempo que se conoce la existencia de una serie de fondos de inversión internacionales dispuestos a inyectar importante capital, por medio de la compra, arriendo y asociación con proyectos en marcha.

Esta es la cancha en la que estamos jugando hoy los agricultores locales y por ello, lo único claro es que debemos seguir siendo fieles a nuestra tradición de innovar para ser cada día mejores, ya que si seguimos haciendo las cosas de la misma manera por mucho tiempo, vamos a perder este partido por goleada.

Si analizamos el presente de nuestra actividad, observamos márgenes cada vez más estrechos que obligan a la búsqueda de economías de escala, lo que traen como consecuencia una creciente concentración de la propiedad de la tierra con altas inversiones, lo que al mismo tiempo hace menos competitivos a los agricultores que siguen adelante de manera individual y al margen de la asociatividad.

Estamos en presencia de un fenómeno global relacionado con la disolución de la trilogía propiedad-capital-trabajo, factores que hoy se desenvuelven de manera independiente: las últimas inversiones demuestran que el capital puede desarrollar una explotación sin necesariamente ser propietario o trabajar en ella, mientras que aquel que es propietario puede quedar al margen del sistema por falta de capital.

Hoy día, para poder producir, no basta con tener la tierra, se requiere año a año de una gran cantidad de capital: de ahí que de una mala temporada, se pueda ingresar en un círculo vicioso de endeudamiento.

¿Cómo se soluciona este problema? Con mayores niveles de eficiencia y economías de escala que en el caso de los medianos agricultores, sólo son posibles por medio de la asociatividad. Es esto lo que permitió dar estabilidad, por ejemplo, al rubro granos en la región, a través del proyecto Alisur que se encuentra cumpliendo diez años y  es también lo que en materia lechera nos ha llevado a impulsar la iniciativa Campos Australes, que integra verticalmente a los productores orientándolos al procesamiento, en un ejemplo que esperamos impulsar hacia otros rubros, como siempre lo ha hecho SAGO desde su fundación, bajo el antiguo eslogan: “Juntos todo, separados nada”.

Este es el camino, no otro y es un camino que vale la pena de ser recorrido, porque es el único que nos llevará a proyectarnos al futuro.

Blancos y negros del sector lácteo

harold

Blancos y negros del sector lácteo

Harold Brethauer Meier, Vicepresidente de la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO AG
  • Formamos parte del exclusivo grupo de países que explican apenas el 7% de la leche en base a pastoreo.

     

Fue el 5 de agosto de 2001, cuando el entonces subdirector adjunto del diario El Mundo de España, el osornino John Müller, colocó una voz de alerta respecto del cauce que habían tomado las protestas por la coyuntura láctea, en una columna titulada “Cuando los agricultores pierden la razón”.

Dos hechos habían ocurrido por esos días: una toma de tres días en la planta de Loncoleche y un incidente que pudo alcanzar ribetes de conflicto diplomático cuando el ministro de Agricultura neozelandés y el embajador del mismo país, fueron agredidos con el lanzamiento de huevos, junto a los organizadores de un seminario en donde se abordaban los escenario futuros del sector, todo en Osorno.

La columna generó un remezón importante y una polémica posterior, porque abordaba también una realidad que la agricultura del sur tardó dos décadas en aceptar: gústenos o no, Chile optó por el desarrollo de una economía abierta al mundo y este siglo nos ha demostrado, una y otra vez, que no podemos ir contra ello.

Se han hecho todos los intentos para que el mercado lácteo funcione de manera transparente y es hora de dejar aquello en manos de los organismos pertinentes que ya han mostrado suficiente firmeza frente a las farmacias o la colusión del confort, entre otros.

Hace algunas semanas, John Müller fue invitado por SAGO AG, 16 años después de esa columna que le enemistó con algunos sectores de nuestra zona, para hablarnos de cómo el actual escenario internacional impactaba a Chile, en el marco de la charla ¿Se ha iniciado la desglobalización? La conclusión, es que dicho proceso no trae buenos augurios para naciones como la nuestra.

Es cierto que la coyuntura láctea ha sido difícil para nosotros los productores de leche, pero ella no puede cegarnos respecto de que la posibilidad de un blanco futuro sigue a la mano para Chile en general y nuestra zona en particular: formamos parte del exclusivo grupo de países que explican apenas el 7% de la leche en base a pastoreo, es decir natural que existe en el mundo, lo que nos da infinitas posibilidades de diferenciación y de captar mercados de alto valor.

Es eso lo que ha visto Lactalis al instalarse en Chile y lo que reconoce haber visualizado Nicolás Ibáñez al invertir 25 millones de dólares en Manuka. A través del proyecto Campos Australes, SAGO AG ha optado por impulsar la integración horizontal –entre productores- para que juntos, grandes, medianos y ojalá también pequeños, podamos ir hacia la integración vertical orientada al procesamiento, la que nos permitirá de una vez caminar hacia las oportunidades del sector.

Oferta dieciochera consolidada

christian-arntz

Oferta dieciochera consolidada

Christian Arntz Mac-Evoy, presidente Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO AG
  • Osorno se consolida como uno de los lugares del país en donde el aniversario patrio se conmemora con mayor fervor: la ciudad ha ampliado su oferta y eso es lo importante.

     

Buena comida, muestra cervecera y shows artísticos, es el compromiso de SAGO AG para este 18 de septiembre, en que buscamos contribuir al esfuerzo público que desarrolla el municipio por posicionar esta celebración como una de las más importantes del país.

Si bien esta es la primera vez en varios años que las actividades oficiales no se harán en el recinto, hay que ser enfáticos en señalar que ello es sólo la confirmación de que Osorno se consolida como uno de los lugares del país en donde el aniversario patrio se conmemora con mayor fervor: la ciudad ha ampliado su oferta y eso es lo importante.

No se debe olvidar que los Fuegos Artificiales dieciocheros constituyen una tradición única en el país que antes de Osorno, sólo estaba reservada para el Año Nuevo.

Durante casi una década, la gran celebración de la comuna se llevó a cabo en nuestro recinto, pero la verdad es que este se hizo pequeño para la alta demanda, lo que abrió la oportunidad para que el municipio local comenzara a dar uso al Parque Chuyaca, transformando al sector en el epicentro de las festividades.

En el caso del Recinto Sago habrá 20 puestos de cerveza y 20 stands gastronómicos, a los que se suman todos los locales que tiene en su interior nuestro recinto. Como corresponde, habrá también rodeo.

Las puertas se abrirán a las 11 de la mañana y se cerrarán a las 2 de la madrugada, en tanto que la entrada tendrá un costo de $1.000 para las personas mayores de 13 años.

A cien años de su fundación, SAGO continúa adelante en su misión fundacional de ser el punto de encuentro y representación de todos los agricultores de esta zona y, además, del campo y la ciudad.

Estas actividades, que se complementan con las que lleva a cabo el sector público y dan cuenta de su grado de maduración y masividad, serán el preámbulo de la SAGOFisur centenario que se desarrollará entre el 23 y 26 de noviembre y que constituye tanto una exposición como un panorama familiar imperdible que le es muy grato asumir al gremio y al cual dedicamos grandes esfuerzos, sin descuidar, por cierto, nuestro rol fundamental de orientar técnicamente a nuestros productores, a través de charlas de calidad y exposición de tecnología de punta en los diversos rubros y servicios asociados al campo.

Perros asilvestrados y errantes: ¿quién se hace cargo?

perros-asilvestrados-web

Perros asilvestrados y errantes: ¿quién se hace cargo?

Christian Arntz Mac-Evoy. Presidente de la Sociedad Agrícola y Ganadera, SAGO AG.
  • Por supuesto que estamos de acuerdo con la tenencia responsable, pero, ¿quién se hace cargo ¡ahora! de los daños que genera la muerte de miles de animales silvestres, ovejas, vacunos y ciervos en nuestra zona?

De manera insistente hemos tratado de sensibilizar, tanto a las autoridades como comunidad en general, respecto de los graves problemas asociados a los perros asilvestrados y errantes sin dueño, responsables de la muerte de miles de animales, tanto silvestres como destinados a la producción, además de la propagación de enfermedades en nuestros campos.

Al fenómeno antes descrito, se ha ido sumando en los últimos años las verdaderas hordas de liebreros que bajo la excusa de una casa de estos pequeños animales, se internan sin permisos en los campos con sus perros de caza, los que persiguen a todos los animales que encuentran, provocando la destrucción de cercos y daños mayores, contaminando además las praderas de predios que cumplen con las exigentes normas del Servicio Agrícola y Ganadero, SAG. Para qué ahondar en las legítimas dudas que nos asisten respecto de la directa vinculación entre hechos delictivos mayores y este “deporte” de internarse con animales y armas en nuestros predios, sin permiso de nadie, en una verdadera ley de la selva.

Tanto los perros asilvestrados, como de caza sin regulación y errantes sin dueño, son una especie invasora que causa graves daños en los campos y áreas protegidas. Es por ello que la falsa conciencia que promueven los autodenominados animalistas atenta contra las soluciones de fondo: por supuesto que estamos de acuerdo con la tenencia responsable, pero, ¿quién se hace cargo ¡ahora! de los daños que genera la muerte de miles de animales silvestres, ovejas, vacunos y ciervos en nuestra zona? Si asumen una férrea defensa, entonces quizás también puedan asumir los costos que dejan la acción de sus “defendidos”. Podrían avisarnos para enviarles las facturas por los daños…

Es justamente este debate de poca altura el que ha impedido incluso que se cumplan compromisos básicos como la articulación de la mesa de análisis de esta problemática, propuesta en su minuto por el ministro de Agricultura Carlos Furche.

El lunes, Agustín Iriarte, zoólogo y director de la Consultora Flora y Fauna Chile, declaró que “la única solución para controlar a los perros asilvestrados es matarlos, y a los animalistas que protestan yo les digo: ‘decidan, vida silvestre o perros’ “. Esta visión descarnada del problema puede ser un buen punto de partida para abordar de una vez la reposición del decreto del SAG que en 2015 permitía la caza de perros asilvestrados, pero no se pudo aplicar por los supuestos “defensores” de la vida animal.