Violencia rural: solidaridad y organización

Violencia rural: solidaridad y organización

Por Christian Arntz, presidente de la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO A.G.

 

El último atraco con secuestro registrado en la madrugada del viernes en Río Bueno, es un nuevo llamado de atención respecto de la indefensión en que se encuentran los habitantes de zonas rurales ante la delincuencia y violencia rural en general.

La verdad es que si bien se realizan coordinaciones periódicas con policías y Ministerio Público, los recursos del Estado para dar la cobertura necesaria que permita contrarrestar el fenómeno.

Ante ello, la ciudadanía debe tomar acciones, que parten por elementos básicos como conocer al vecino y establecer redes de apoyo entre unos y otros, utilizando para ello los medios tecnológicos existentes.

Ya contamos con iniciativas de este tipo en varios sectores, el desafío ahora es extender estas buenas experiencias para pasar a un modelo de combate de la delincuencia en que todos podemos aportar al éxito.

En el año 2003, la victimización en Osorno llegaba al 17,8%. No obstante, en el 2005, ésta aumentó violentamente a 27,3%, disparando junto con ello la sensación de inseguridad, que en 2006 llegó a 47,7%.

Fue en este contexto que Carabineros, junto con este mismo diario y apoyo de otros medios de comunicación como Radio Sago, dio inicio a la campaña “Conoce a Tu Vecino”, que seguía el ejemplo de “El Día del Vecino” que se celebra en Buenos Aires desde hace más de medio siglo.

Esta campaña se inició en diciembre de 2006 y culminó en enero de 2007. A mediados de año, el entonces general director de Carabineros, Alejandro Bernales (QEPD), señaló de visita en Osorno su interés de replicarla en el resto del país.

Si bien la victimización bajó levemente en la medición siguiente –es decir la cantidad víctimas de la delincuencia- la encuesta del INE reveló que la percepción de inseguridad –el miedo aunque no se ha sido víctima- bajó de 47,7% en 2006 a 25,9% de 2007. Si tuvo o no que ver la campaña en ello, nunca se supo, porque no se midió y, lo peor de todo, nunca se volvió a realizar.

A pocas horas de Navidad, el llamado es a hacer de la solidaridad, que parte por conocer a quien vive a mi lado y preocuparme por él, un valor que vuelva a ganar espacio, de tal manera que aquello que hace a nuestra comunidad distinta a una gran urbe, vuelva a manifestarse con todo su esplendor nuevamente. Que un vecino haya contribuido el viernes de manera decisiva a la captura del secuestrador de un agricultor, es una buena señal en este sentido.

¡Felices fiestas a todos los habitantes de la provincia de Osorno y las regiones de los Ríos y Los Lagos en general!