José Antonio Garcés se incorpora a iniciativa de Nicolás Ibáñez, la que queda cerca de ser cooperativa

José Antonio Garcés se incorpora a iniciativa de Nicolás Ibáñez, la que queda cerca de ser cooperativa

Juan Cuneo también sondeó la posibilidad, pero al menos en esta primera etapa decidió no entrar.

 

Pulso

Con 41 socios debutará la cooperativa lechera Campos Australes, liderada por Manuka y la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno (SAGO), iniciativa cuyo próximo hito ocurrirá a mediados de mayo cuando los accionistas se reúnan. El presidente de Campos Australes SpA, Christian Arntz, explica que las 120 acciones que emitió la sociedad por acciones fueron adquiridas por 41 socios, quienes votarán el próximo mes la conversión de ésta en una cooperativa.

“Luego se producen un serie de tramitaciones que no debiera demorar más allá de un mes, para traspasar esta razón social y convertirla en cooperativa”, sostiene. Además de Manuka, en cuya propiedad entró Nicolás Ibáñez en 2017 al comprar el 10% por US$25 millones, se sumó a mediados del año pasado la lechería de José Antonio Garcés, a través de Pozo Brujo. Y podrían integrarse más. En esta primera ronda estuvo cerca de sumarse Juan Cuneo, y si bien en dicha instancia desestimó la idea, podría ingresar luego de que la Spa se transforme en cooperativa, pues nuevamente se abrirá la posibilidad de que entren nuevos socios.

En total, los socios que conformarán la cooperativa tendrán un potencial de 300 millones de litros, equivalente a cerca del 12% de la producción nacional. Solo Colun, los más grandes del sector y modelo que eligieron seguir, los supera, con cerca de un tercio del mercado. “Para integrarse verticalmente, competir y pasar desde productores hacia el eslabón posterior, que es la llegada a los consumidores, hay varias barreras de entrada. Cuesta mucho juntar voluntades de productores para que se asocien, por lo que, si no hay un premio para ello, los agricultores no se juntan”, dice Arntz. Por ley las cooperativas están exentas del impuesto a la renta (27%), algo que según el ejecutivo genera justamente ese incentivo a la asociatividad, aunque aclara que “este negocio no flota únicamente porque exista ese beneficio”.

Al respecto, comenta que hoy el mercado crece cerca de 5%, pero sin Colun, que justamente goza del beneficio tributario, la expansión se transforma en decrecimiento. “Claramente, el modelo no integrado está en crisis”, explica. Y es que según el presidente de SAGO, “tenemos capacidad para producir leche a bajo costo y ser competitivos, pero no hemos explotado suficientemente esa ventaja, fundamentalmente porque no existe una visión compartida entre la industria y los productores. Pero creemos que si se puede lograr dentro de una integración vertical como la que permite una cooperativa”.