La eficiencia productiva reduce las emisiones de gases de efecto invernadero

La eficiencia productiva reduce las emisiones de gases de efecto invernadero

Según un nuevo estudio, las emisiones de gases de efecto invernadero de las vacas lecheras han mostrado una disminución a nivel mundial durante un período de 10 años.

 

Lanzado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación y la Plataforma Mundial de Productos Lácteos, el informe se titula “El cambio climático y el sector mundial de ganado lechero”. El estudio calculó, durante un período de 10 años ( 2005 a 2015), las emisiones de gases de efecto invernadero del sector lácteo y encontró reducciones en todas las regiones del mundo.

El análisis identificó que, en promedio, los gases de efecto invernadero emitidos en la producción de leche han disminuido en “intensidad de emisiones”. La disminución encontrada es del 11 por ciento, de 2.8 kilogramos a 2.5 kilogramos de equivalentes de dióxido de carbono por kilogramo de producto producido.

El estudio informa que las mayores reducciones en la intensidad de las emisiones ocurrieron en países de ingresos bajos y medianos con productividad tradicionalmente deprimida. Si bien las regiones lácteas desarrolladas también redujeron la intensidad de las emisiones, la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) declaró que el porcentaje de mejora no fue tan importante porque esos sistemas ya estaban operando a tasas de emisión mucho menores.

Durante el mismo período, la producción lechera mundial ha crecido en un 30 por ciento para satisfacer la demanda de los consumidores de productos alimenticios nutritivos de excelente calidad, al aumentar tanto el número de vacas como el rendimiento promedio de la leche.

Como resultado del aumento de la producción mundial, las emisiones absolutas aumentaron en un 18 por ciento a nivel mundial. La FAO afirma que sin las mejoras en la eficiencia del sector, las emisiones totales de los productos lácteos habrían aumentado en casi un 38 por ciento, más del doble de los niveles actuales alcanzados.

El informe también detalla dónde existen oportunidades en el conocimiento actual y las posibles tecnologías de avance para que el sector las busque, señalando las limitaciones propias con la operación en sistemas biológicos.

El intercambio de conocimientos técnicos con todas las economías lecheras es fundamental para mantener las ambiciones de mejora continua del sector a nivel global. Más de 363 millones de vacas lecheras en 133 millones de explotaciones en todo el mundo, apoyan los medios de vida de mil millones de personas. La importancia de los productos lácteos para los resultados socioeconómicos y nutricionales debe compararse con la necesidad de mejorar los resultados ambientales.

La autora principal del informe, Carolyn Opio, de la División de Producción y Sanidad Animal de la Organización para la Alimentación y la Agricultura, dijo: “El análisis cuantifica el progreso del sector para mejorar la eficiencia de la producción. El informe también reconoce que el sector tiene más que hacer para desempeñar su papel en la mitigación del cambio climático.

“Alentamos al sector lácteo a aprovechar el progreso logrado hasta la fecha para identificar e implementar soluciones apropiadas y sostenibles que proporcionen alimentos nutritivos para la creciente población mundial”.

Donald Moore, director ejecutivo de la Global Dairy Platform y presidente del Dairy Sustainability Framework que encargó el estudio, dijo: “Más de 6 mil millones de personas en todo el mundo consumen regularmente leche y productos lácteos como un alimento accesible y rico en nutrientes. Energía y cantidades significativas de proteínas y micronutrientes de alta calidad.

“El análisis de las autoridades independientes, como la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), proporciona una orientación importante para el sector en sus esfuerzos por producir de manera responsable una nutrición de alta calidad en formas que respeten el medio ambiente, los agricultores que lo producen y los animales de los que proviene.

“El sector lácteo reconoce la responsabilidad que tiene de mejorar continuamente su desempeño. Estamos en el camino correcto, pero aún queda mucho por hacer y la importancia de contar con datos de calidad a tiempo para ayudar a rastrear y administrar el desempeño no puede ser subestimada.

“El trabajo de iniciativas como el Marco de Sostenibilidad de los Productos Lácteos, establecido en 2013 como el vehículo para mejorar y cuantificar el desempeño de la sostenibilidad del sector, demuestra que los productos lácteos están comprometidos a buscar continuamente formas de reducir las emisiones (de gases de efecto invernadero) de los predios y las empresas en general. Medios económicamente viables, independiente de dónde estén operando o de su etapa de desarrollo sostenible”.