Reforma a la ley de armas: un pésimo proyecto

Reforma a la ley de armas: un pésimo proyecto

Por Christian Arntz, presidente de la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO A.G.

 

Es lamentable que el Gobierno haya asumido argumentos parciales para, a través de un pésimo proyecto, intentar desarmar a los ciudadanos respetuosos de la ley.

La legislación siempre es perfectible, pero lo planteado claramente no va a contribuir en nada en esa línea, es más, es un total retroceso. Chile no tiene un problema de control de armas legales, sino de falta de penas ejemplarizadoras para castigar a los delincuentes que las usan.

En el caso específico de los agricultores, que enfrentan un alarmante aumento de la violencia rural y que además tienen una larga tradición en el uso responsable de las armas, a lo que se debe agregar el componente relacionado con el resguardo del patrimonio histórico que de ello deriva, el proyecto es un verdadero balde de agua fría, ya que tampoco se hace cargo del tema deportivo, en el que Chile ha conseguido incluso una medalla olímpica, además de varios títulos panamericanos y mundiales.

Las limitaciones a la tenencia que se perfila en la nueva ley demuestra un total desconocimiento de la práctica deportiva y la caza, alzándose como un atentado contra la libertad de los ciudadanos honestos.

Es inaceptable que este proyecto de ley demonice a quien tiene armas y no a aquel que las mal utiliza, por el hecho de que se inicia desde  la falsa premisa, de que es la tenencia legal la raíz del problema de las armas en manos de delincuentes.

En Chile existen mucho más armas no inscritas que inscritas y, por lo tanto, el foco no debe estar puesto en el registro legal.

En el caso específico de las armas de alto poder de fuego, estas no se encuentran en manos de civiles: provienen del comercio ilegal o llegan a través del contrabando del narcotráfico o son robadas a las Fuerzas Armadas. Por lo tanto, nunca han estado registradas y no lo llegarán a estar porque se demonice a quienes cumplen con la ley.

Es evidente que un aumento de requisitos y costos para inscribir las armas, aumentará la tenencia ilegal. El proyecto no puede exigir los mismos requisitos a los miembros de clubes de tiro o caza a alguien que adquiere por primera vez un arma y por ello, lo único razonable, es que deben aumentarse las penas a la tenencia y comercio ilegal de armas: ese y no otro tiene que ser el foco.