Cuidemos entre todos SAGOFISUR, un orgullo de Osorno

Arntz_InauguracionSAGOFISUR2017

Cuidemos entre todos SAGOFISUR, un orgullo de Osorno

Christian Arntz Mac-Evoy. Presidente Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO A.G
  • Cumplimos íntegramente con todos los requisitos e incluso, si nos hubieran pedido más, también los habríamos cubierto.

Cuando comenzamos hace justo un año la preparación de esta SAGOFISUR Centenario, imaginábamos algo muy distinto para regalarle a la región y al país en esta fiesta del sector agropecuario, como responsables del desarrollo de la feria internacional agrícola más antigua del país, que es un orgullo para Osorno, la región y Chile entero.

Lamentablemente, con una pena inmensa y más de una lágrima derramada, tenemos que asumir que este día quedará marcado no por el centenario de esta exposición, sino porque se trata de la primera oportunidad en que las autoridades impidieron la presencia de los animales que son parte del ADN de ese territorio: los ovinos y los bovinos.

No se trata de decir que las enfermedades endémicas que existen en el país deben ser tomadas a la ligera: somos los primeros protagonistas de la condición sanitaria de nuestra actividad silvoagrapecuaria y de los resguardos que deben ser adoptados, en los cuales tenemos cien años de experiencia.

A las autoridades de Osorno y la región les decimos: cuidemos entre todos esta feria internacional, patrimonio cultural y turístico de toda esta provincia y orgullo para Chile.

No somos ingenuos: han decidido atacarnos, han querido destruir la SAGOFISUR, sin importarles poner a nuestro motor productivo, el mismo que da trabajo a miles de personas y que es el corazón de la pequeña agricultura, incluida incluso la producción artesanal de quesos, bajo sospecha tanto nacional como internacional.

Desde hace meses dimos a conocer en detalle las medidas que ponemos en práctica cada año para que las familias puedan estar cerca de los animales, las que siempre superan con creces las exigencias del SAG: cumplimos íntegramente con todos los requisitos e incluso, si nos hubieran pedido más, también las habríamos cubierto, sin embargo, recién a 24 horas de la apertura de nuestra feria centenario, nos dijeron que no darían el permiso para la presencia de bovinos ni ovinos, dejándonos sin margen.

No desconocemos la existencia de una alerta sanitaria… lo que no entendemos, es por qué si cumplíamos con lo que se nos solicitaba, se esperó hasta última hora para dejarnos sin margen de acción, porque siempre estuvimos en condiciones de cumplir  todos los requisitos. Al parecer, permitir la feria era menos interesante que asegurarse unos minutos de televisión para seguir alarmando a la gente con esta enfermedad endémica y presente en varias especies de animales, incluidos los domésticos gatos y perros.

La historia juzgará la forma como se hirió esta tradición orgullo de Chile, en el año de su centenario.