Estado, Mercado y Sociedad Civil

harold

Estado, Mercado y Sociedad Civil

Harold Brethauer M. Vicepresidente de SAGO A.G. El Austral de Osorno
  • Esta dicotomía entre Estado y mercado es tremendamente perjudicial, porque conlleva intrínsecamente una lógica de confrontación y no de colaboración. Coincidiendo con ésta visión, la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno ha decidido retomar su impulso fundacional cooperativo.

En los últimos años, la confianza empresarial se ha visto severamente afectada, producto de numerosos casos de colusión, tráfico de influencias, financiamiento ilegal de la política y otros abusos y malas prácticas. La vociferante respuesta al descrédito empresarial ha sido obviamente, un gran Estado, que nos proteja del insensible, despiadado y cada vez más lejano mercado, sin escucharse muchas voces que contengan un relato coherente distinto de aquello.

Pero la verdad, es que esta dicotomía entre Estado y mercado es tremendamente perjudicial, porque conlleva intrínsecamente una lógica de confrontación y no de colaboración, además de ser falsa, porque simplemente niega la existencia y el potencial de la gran fuerza que en realidad posibilita la existencia del mercado y del estado: La sociedad civil.

Alexis de Toqueville, al visitar Estados Unidos en la primera mitad del siglo XIX, descubre que la verdadera fuente de prosperidad de los norteamericanos era su increíble capacidad para asociarse, y de esta forma, resolver la mayor parte de sus problemas por sí mismos, sin recurrir al Estado. Esta fue también la idea central del ex Primer Ministro británico David Cameron, quién la bautizó como Gran Sociedad, que describe en sus propias palabras como un enorme cambio cultural, donde la gente no se dirige a las autoridades buscando respuestas a sus problemas, sino que en vez de ello, se sienten libres y con el poder necesario para ayudarse a sí mismos y a sus comunidades.

Coincidiendo con ésta visión, la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno ha decidido retomar su impulso fundacional cooperativo, a través del proyecto Campos Australes, SAGO AG, reconectándose con el rol de articular a los agricultores del sur de Chile, para que se ayuden a sí mismos. Sin que por esto se deje de lado la necesaria labor de representar y visibilizar las inquietudes y necesidades del sector frente al estado y al resto de la sociedad.

Y es que la sociedad civil, a través de la participación activa de las personas en sus organismos intermedios, como lo son los gremios, es la única que puede garantizar el correcto funcionamiento tanto del estado y como del mercado. Anclarnos en consignas y extremar los conflictos es lo peor que podemos hacerle al país, y lamentablemente el resultado ya está a la vista.