Fruticultura y la competencia por el suelo

arntz

Fruticultura y la competencia por el suelo

Christian Arntz Mac-Evoy. Presidente Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO AG.
  • El avance de la fruticultura genera un mayor abanico de opciones que presiona al alza la competencia por el suelo.

Las positivas proyecciones del sector frutícola en nuestra zona dejaron de ser una posibilidad teórica y los números son elocuentes. En la región de Los Ríos, la superficie frutícola se incrementó en un 93%, entre 2006 y 2016, pasando de 1.403 a 2.703 hectáreas. En el caso de la Región de Los Lagos, sólo las plantaciones de arándanos alcanzaron las 836 hectáreas, cuando hace sólo cinco años había apenas 114.

Si hace algunos años la exportación de uva de mesa era el símbolo de la fortaleza exportadora del país en materia frutícola, hoy ese sitial es compartido por los envíos de arándanos, donde nuestra zona juega un rol preponderante, pero no es lo único. A fines de 2017 se espera llegar en nuestra región a mil hectáreas de cerezos plantadas y se estima que el potencial de la zona, por clima y agua, es una cifra seis veces superior. Asimismo, el potencial de expansión del avellano europeo es también muy interesante.

Todo esto configura el escenario que llevó a la Revista Campo de El Mercurio a situar a Osorno como “la nueva frontera frutícola” del país “ya que concentra la mayor parte de las incipientes plantaciones frutales, algo impensado hace algunos años, pero que ahora, con el cambio climático mediante, ya es toda una realidad”.

Es efectivo: los agricultores tienen hoy un abanico de opciones que exceden los rubros tradicionales, todo ello coronado por una forma de producción específica como la orgánica, que muestra crecimientos en ventas en la Unión Europea de dos dígitos -con un alza de 13% al cierre de 2015- acercándose a los 30 mil millones de euros al año y levantándose como el segundo mayor mercado a nivel mundial para esta categoría, luego de Estados Unidos. Este punto es relevante, y que el 27 de abril recién pasado, tras cuatro años de negociación, Chile firmó con la Unión Europea el acuerdo de homologación de la normativa para productos orgánicos.

El avance de la fruticultura genera un mayor abanico de posibilidades que sin duda presiona al alza la competencia por el suelo, lo que hace más necesaria la asociatividad de los productores para seguir creciendo y desarrollando rubros tradicionales como el de carne, leche y granos.

http://www.australosorno.cl/impresa/2017/05/14/full/cuerpo-principal/8/