Ministro Walker escuchó los argumentos técnicos detrás del clamor para cambiar la Norma de Tipificación de la Carne

Ministro Walker escuchó los argumentos técnicos detrás del clamor para cambiar la norma de Tipificación de la Carne

Ocho referentes gremiales y la corporación de la cadena cárnica mostraron el sólido respaldo al cambio de esta normativa que no sólo perjudica a los productores, sino también a los consumidores.

 

Con la presencia de representantes de la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO A.G., Corporación de la Carne, Federación de Productores de Carne (Fedecarne), Federación Nacional de Sindicatos de la Carne (Fenasicar), Asociación Gremial de Plantas Faenadoras Frigoríficas de Carnes de Chile (Faenacar) y la Red de la Leche y la Carne, esta tarde, el ministro de Agricultura Antonio Walker recibió el documento Análisis de Tipificación Bovina que recomienda el impostergable cambio de la norma sobre la materia.

El texto, que nace de un taller sobre la materia realizado la semana pasada, cuenta además con la firma de adhesión de la Asociación de Ganaderos de Magallanes (Asogama), Organización Ganadera de Aysén (Ogana), Asociación Gremial de Ferias Ganaderas de Chile (Afech), fue el punto central de la reunión desarrollada entre 12.30 y 15 horas en el Recinto SAGO, oportunidad en que el ministro Antonio Walker dijo conocer perfectamente las miradas que existen sobre la Ley de Tipificación de la Carne y valoró el trabajo que le fue presentado.

“Este es un referente, una opinión muy importante para el Ministerio de Agricultura. Aquí se nos han dado argumentos, hemos discutido más de tres horas respecto de las razones que aquí se esgrimen para terminar con la Tipificación de la Carne y lo vamos a estudiar en serio”, explicó el ministro Walker.

Sergio Willer, presidente de la Corporación de la Carne y vicepresidente de SAGO A.G., indicó que  hoy en los supermercados, donde se vende el 77% de la carne bovina, la chilena sigue siendo muy escasa. “Esto se origina, además de nuestra baja masa ganadera, en el hecho de que el principal poder comprador sólo acepta en sus góndolas categoría “V”, lo que genera un rápido quiebre del stock que obliga al consumidor nacional a comprar carne de otras procedencias y dudosa rotulación”.

El presidente de SAGO A.G., Christian Arntz, indicó que la Norma de Tipificación considera aspectos como la cobertura de grasa, contusiones y edad del animal, esta última relacionada a la cronometría dentaria. Sin embargo, ninguno de estos aspectos está relacionado directamente con la calidad de la carne. “Este punto se debe abordar cuanto antes, ya que excluye categorías consumibles, dejando el mercado nacional con menos oferta y nulas posibilidades de competir con la carne importada. Hoy, la categoría “V” es tan amplia, que en ella caben carnes de subespecies como el cebú, que vienen mayoritariamente de Brasil y Paraguay, con características muy distintas a la proveniente de la ganadería nacional, no obstante el consumidor no se entera de ello”.

En la reunión se explicó que la norma por cronometría dentaria (edad del animal) la categoría V, que no tiene que ver necesariamente con calidad, deja fuera otras que a la experiencia del consumidor son similares e incluso, en algunos cortes, superiores. “Por ejemplo, un filete nacional que hoy califica como U, y por lo tanto no llega a los supermercados, pero es una delicia en restaurantes especializados, sí puede llegar a la misma góndola del retail como carne importada, por la difícil fiscalización de nuestra norma”, dijo Arntz.

El documento que recibió el ministro establece que continuar con la actual tipificación significa la pérdida gradual y progresiva de productividad y competitividad, respecto a mercado interno, y producción de mercados internacionales.

“El actual marco normativo que incluye el sistema de tipificación bovina actualmente vigente ha generado pérdidas económicas que ponen el riesgo el desarrollo sectorial y el aporte a la economía nacional, por esto se hace crucial hacer el cambio normativo (con un sentido de urgencia. Postergar ésta eliminación significa poner en jaque la viabilidad del rubro”, concluyó Willer.