¿Burocracia global irresponsable u oportunista?

¿Burocracia global irresponsable u oportunista?

Por Christian Arntz, presidente de la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO A.G.

 

Mientras en hospitales y consultorios los funcionarios de la salud dan una lucha heroica frente al coronavirus Covid-19 y sectores esenciales como la producción y distribución de alimentos seguimos haciendo nuestro trabajo, la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, habló sobre nuestro país… No es novedad. Ya sabemos que la burocracia global que Chile contribuye a financiar con nuestros impuestos, no se diferencia de un comentarista de actualidad internacional.

Habemos algunos que estamos acostumbrados a no esperar algo concreto de estos organismos, no obstante, llama la atención la oportunidad y el contenido con el que Alicia Bárcena cumplió su trabajo de hablar: lo hizo de manera absolutamente planificada a través de una conferencia de prensa, donde señaló que “podría generarse –en Chile- un aumento de la molestia de la población nacional surgida en el estallido social del 18 de octubre, ahora producto de la pandemia del coronavirus (…) justamente porque la desigualdad y la pandemia, han demostrado grandes deficiencias estructurales que se vienen arrastrando en materia de salud y protección social”, según consignó The Clinic.

¿Es este momento de altísima angustia y tensión, el adecuado para emitir este tipo de opiniones? Obviamente que no y es improbable que Alicia Bárcena no lo sepa. Por lo tanto, no queda más que pensar que estamos en presencia de un organismo irresponsable, o lo suyo es la expresión de un deseo de violencia para Chile.

Ya tuvimos sectores que dieron sustento teórico a la violencia del 18 de octubre, que nos debilitó como país para dar solución a las mismas demandas que se estaban visibilizando y estar más preparados para la pandemia, por lo tanto, no es el momento de alentar la misma actitud.

Seguiremos trabajando para que el país tenga salud y alimentos, lo que incluye avances en solidaridad por medio de la próxima entrega de canastas familiares financiadas por la Confederación de la Producción y el Comercio, CPC que se suman a los esfuerzos que desarrolla el Estado chileno en el mismo sentido.

A los organismos como la irresponsable u oportunista Cepal, no queda más que pedirle que aporte ideas para enfrentar la crisis sanitaria global y se guarde sus conferencias de prensa que dan sustento teórico a la violencia, al menos, para un momento menos dramático que este.